Seguinos en

Los Cerritos, esa “fábrica” de calidad de toros Aberdeen Angus y Polled Hereford

Nuevamente Los Cerritos, una de las cabañas de Aberdeen Angus y Hereford más importantes del centro de la provincia de Buenos Aires, volvió a brillar. Desde Azul y hacia todo el país, la genética de ambas razas se desparraman por los distintos rincones del país a partir de los remates que desarrolla durante el año, que son tres, y que hacen que esa inversión de la familia Casado-Pouyanne llegue a partir de los excelentes reproductores que se logran..

Esa “fábrica de reproductores” que es Los Cerritos, se ve reflejado en los remates de Otoño y Primavera, y en el de Raíces Ganaderas. Y por lo tanto los productores y criadores pagan y ponen lo que haya que poner para llevarse al mejor reproductor. Recientemente, en sus hermosas instalaciones en el partido de Azul, más precisamente el martes 21 de septiembre, llevó a cabo su remate de Primavera y con alrededor de 300 personas, quizá un poco más también, todo esto quedó reflejado.

El primer toro que salió a la venta en la pista armada en la carpa blanca, donde se compartió un exquisito almuerzo, fue un Hereford que se llevó la cabaña El Retorno pagando 600 mil pesos. Y el mejor Aberdeen Angus se vendió en 595 mil pesos y el segundo, siguiéndole en precio, fue de 590 mil (para cabaña Bessoy).


El martillo de Juan Wallace fue implacable, ágil, rapidísimo y eficaz, como siempre. Cabe señalar que la relación Los Cerritos-Wallace Hnos. SA viene de años, más precisamente desde que don Benito Casado y don Juan Tomás Wallace eran amigos y ya hacían negocios juntos, que continuó con la generación siguiente de manera exitosa.

Todo arrancó poco después de las 11.30 horas, tal lo programado, con la venta de las vaquillonas encerradas en los distintos corrales. Fueron quince corrales de vaquillonas negras y coloradas (122 en total), excepcionales por otra parte, todas preñadas. Y seis lotes de vaquillonas paridas (51 en total). El promedio, teniendo en cuenta el menor valor de lote ($170.000) y el mayor valor ($220 mil) fue de $195.000, mientras que si se tiene en cuenta el valor de todos los lotes, sube a $197.666. En cuanto a las paridas, seis lotes, 51 vaquillonas con crías, el promedio (tomándolo de las dos maneras) es de 195.000 pesos.

Atención de primera para todos los que fueron hasta la cabaña Los Cerritos, ya que antes de comenzar la venta de las vaquillonas el servicio gastronómico fue excelente entre los corrales, para después pasar a la carpa donde se almorzó y comenzó la venta de reproductores. Se lo vio por allí a Alberto Guil (Delfinagro y, recordemos, ex presidente de San Lorenzo), uno de los productores más importantes de la provincia y del país, mientras que José Mammolitti –uno de los máximos compradores de vaquillonas en el remate de Los Cerritos- fue distinguido con un presente por parte de la cabaña anfitriona.

Por supuesto, todo recibió la bendición del padre Juan Alberto Ceverio, antes de iniciarse las ventas a cargo de “Juanchi” Wallace, para continuar con la entrega de presentes oportunidad en que el presidente de la Asociación Criadores de Hereford, Alejandro De la Tour, le entregó un presente a Gustavo Pouyanne, mientras que el dueño de la cabaña también le hizo un reconocimiento a Rolo Toscano, productor azuleño que había comprado vaquillonas preñadas (compró en 210 mil el primero que salió a la venta y luego otro por 200 mil pesos). Entre otros compradores estuvo Horacio La Valle, de la cabaña Las Tranqueras, ubicada en el partido bonaerense de General Belgrano, que se quedó por 220 mil pesos con un excelente lote de 9 vaquillonas coloradas preñadas, y luego eligió otro de 7 vaquillonas preñadas por 195 mil.

También compraron vaquillonas representantes de la firma consignataria Martín y Alonso para distintos clientes. También Jorge López, Don Nazareno (Jorge Ferrandi compró tres lotes de vaquillonas), Inambú y Angus del Sud, entre otros. En tanto que los lamatritenses Marcos Matteucci y Javier Bardín (la consignataria de General La Madrid) hicieron lo mismo, pero en reproductores, ya que fueron los que más compraron: 15 en total.

En tanto que el olavarriense Julio Schmale fue el primero en comprar un toro de La Guagua, un Aberdeen Angus en 480 mil pesos, recomendado para vaquillonas. También hubo compradores reconocidos, como El Retorno, G. Racca (Junín), José Mammoliti, Hernán González, Larregina (Saladillo), Cabaña Bessoy, Juani Torres, Oscar Iriarte, Alberto Guil (se llevó uno de La Guaga recomendado para vaquillonas por el que pagó 490 mil pesos) y el sierrachiquense Oscar Iriart, que necesita un par de toros Hereford de Los Cerritos, por los que pagó 390 mil y 350 mil pesos (“Me gustan los pampas y precisaba dos toros, sí o sí. Quería ver si podía estirarme hasta 350 mil pesos. Con uno lo conseguí y con el otro tuve que pagar un poquito más, pero lo valen”, dijo).

Y hablando de toros, se vendieron Polled Hereford y Aberdeen Angus, reproductores que siempre trabajaron en la cabaña Los Cerritos. En total se vendieron 25 PH y 64 AA de Los Cerritos, mientras que la cabaña invitada La Guagua vendió 9 toros, todos Aberdeen Angus. ¿Los promedios?: los Polled Hereford de Los Cerritos tuvieron un máximo de 600 mil y un mínimo de 350 mil, por lo que el promedio es de 475.000 pesos; los Aberdeen Angus de Los Cerritos tuvieron un máximo de 595 mil y un mínimo de 330 mil, por lo que da un promedio de 462 mil pesos. En tanto que el promedio de los 9 toros de La Guagua dieron 405.000 pesos (máximo 490 mil y mínimo 320 mil).