Seguinos en

Mejoran los rindes y la demanda de fruta y plantas de pistacho

Así lo afirma Soledad Ighani de la empresa Pisté SRL, que este año cosechó en promedio unos 6.000 kilogramos por hectárea. La demanda del invernadero se duplicó.

En el invernadero rawsino los Ighani germinaron este año unas 80.000 semillas de pistacho para abastecer la demanda regional de este cultivo en crecimiento. 

 


La empresa de la familia Ighani es pionera en el cultivo de la producción de pistacho en Argentina y en los últimos años la labor en la promoción del "oro verde" de San Juan ha dado sus resultados.



Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO visitó el invernadero y la planta de procesamiento del empresa familiar Pisté SRL en Rawson, fundada por Marcelo Ighani, y dialogó con la empresaria Soledad Ighani, quien afirmó: "Por suerte este año Pisté ha pegado un salto importante en rindes de pistacho en el cultivo, con muy buena cosecha en febrero pasado y en cantidad de plantas producidas en nuestros invernaderos, también hemos avanzado mucho, duplicando la cantidad de plantines. Estamos muy contentos.


"También este año hemos tenido unos 6.000 kilogramos por hectárea promedio en toda nuestra extensión. Ha superado nuestras expectativas".


Pero indicó, "por ende este año debemos tener más cuidado en todo lo que es poda y fertilización, para que la planta reponga todo lo absorbido del suelo con tan importante fructificación. Hacer una poda más fuerte al mismo tiempo que apuntalar la nutrición". 


Recordemos que, en San Juan, los rindes promedio de una hectárea de pistachos según los productores suman de 3.000 a 3.500 kilogramos y en el caso de la familia Ighani, los mismos suman entre 4.000 y 4.500 kilogramos la hectárea. 


RAZONES

Consultada por las causas de estos notables incrementos de productividad, Soledad indicó: "Nosotros cada tres años hacemos una poda importante. Este año se vio reflejada en la cosecha. Así los árboles toman una fuerza importante y mejoran en rendimientos. El año pasado incorporamos riego por goteo y con ello el sistema de fertirrigación, mejorando la nutrición vegetal".


Y comentó: "En nuestro caso, la poda es hecha más manual y considerando las dimensiones de la finca podemos hacerla manual y no mecanizada, con lo que el cuidado de las yemas es más profundo para los próximos años".


"Nosotros contamos con las 50 primeras hectáreas en plena producción. A ellas se van sumando nuevas extensiones de un total de 180 hectáreas propias ya plantadas", marcó la empresaria agregando: "En Pocito contamos con unas 140 hectáreas en la zona de Carpintería. En 25 de Mayo hemos plantado 40 hectáreas hace tres años que aún no entran en plena producción".

Unos 6.000 kilogramos promedio cosecharon los Ighani en sus fincas de Carpintería, en el departamento
Pocito.

VIVERO

En cuanto a la producción plantines, la empresaria afirmó: "Venimos trabajando muy bien. Este año en nuestro invernadero hemos germinado el doble de semillas de otros años porque desde el 2019 la demanda, tanto de San Juan como Mendoza, es sostenida en ampliación de superficie de pistacho o sustitución de olivos y la vid. También hay gente de San Luis y otras provincias que se están animando a probar y plantar, que asesoramos por llevar 42 años en esta actividad". 


"Esto nos lleva a producir y abastecer unas 70 a 80.000 plantas por año a los emprendedores de nuestra región, dentro y fuera de la provincia", afirmó agregando: "La gente está escuchando que es un fruto rentable, con una zona climática ideal para su plantación y que a pesar de que debemos esperar unos 4 a 5 años para su plantación, vale la pena la espera" .


"Un tema muy importante es la certificación de la semilla. Si bien hoy hay varios invernaderos produciendo plantas de pistacho, no todos lo hacen con semillas certificadas de porta injertos UCB1 y Pioneer Gold. Los resultados se ven con el tiempo cuando es tarde. En nuestro caso todos los años importamos semillas de invernaderos de EEUU, con certificación de la Universidad de Davis en California y trabajamos tranquilos. Injertando luego en la finca nos da mejor resultado", afirmó soledad.

  • Mirada femenina en la dirección de Pisté

Los árboles reciben el cuidado fruto de los 42 años de experiencia, contaron Soledad Ighani y Nicolás Echegaray. 

Soledad Ighani además de empresaria es esposa y madre de una familia construida de la mano de Nicolás Echegaray, otro de los pilares de esta empresa familiar generada en 1980 por el arquitecto Marcelo Ighani, pionero e introductor del cultivo del pistacho en Argentina desde su país natal, Irán.


Con treinta y seis años y dos hijas de 10 y 7 años, Federica y Ludovica, junto a Nicolás llevan adelante los desafíos propios de un cultivo, que como toda actividad agroindustrial, requiere "la mirada del amo" 24 horas sobre 24 horas para ser exitosa. 


"En Pisté traemos las semillas del exterior, certificadas por la Universidad de Davis en California y su respectivo certificado fitosanitario. Luego pasan por un tratamiento de fungicidas y se colocan en una cámara con cierta temperatura y humedad. Allí germinan y cuando largan unos milímetros de raíz, las sacamos una por una y las llevamos al invernadero".


En el invernadero las esperan los macetines con sustrato de arena y turba, "para comenzar un plan de fertilización, y en un mes, mes y medio ser trasplantadas al vivero donde pasan el resto del tiempo hasta los 6 meses de edad, que ya pueden ser llevadas a campo, cuando la altura de la planta ha alcanzado unos 60 centímetros de alto", explica la productora.


Para Soledad, "cuando una planta tiene unos 60 centímetros de alto, es óptima para ser injertada". Y agrega: "El año pasado y este año hemos trabajado con porta injerto USB1, traídos de Arizona. Otros años hemos contado con porta injertos Pioneer. Ambos pies son ideales para San Juan y para poder injertarlos con la variedad Kerman en el caso de las hembras; y Peter que son los machos".


Consultada por la inversión requerida para cultivar pistacho en Argentina, marcó: "El costo de una planta hoy al público es de unos U$S 8 conforme a la cantidad y forma de pago. Nosotros aconsejamos un marco de plantación de 6 x 4 metros, lo que se traduce en una densidad de 330 plantas por hectárea".


"Nosotros preferimos injertar en campo", afirmó la empresaria, agregando luego: "Es donde obtenemos un mayor porcentaje de prendimiento de plantas. De octubre a marzo podemos injertar. En diciembre podemos injertar con yema verde. O bien hacerlo en marzo con yemas dormidas". 


MERCADO

"El pistacho es un producto que se cotiza en dólares y al ser competitivo por la diferencia de cambio, hay demanda internacional y al mismo tiempo nos permite sustituir importaciones", marcó Soledad, comentado: "Colocamos todo en Argentina. Acá ha crecido mucho el consumo y por ende no damos abasto con la demanda. Hace un año y medio ampliamos la capacidad de procesamiento al adquirir una secadora más, ampliamos una calibradora de tres tamaños para abastecer una mayor demanda".

 




LAS PISTACHERAS EN NÚMEROS

  • 8  U$S es el costo aproximado de una planta de pistacho hoy en este vivero del departamento Rawson de la familia Ighani.
  • 330  es la densidad de plantas por hectáreas de los bosques de nuez de pistacho. El marco de plantación es de 6 x 4 metros.
  • 10  U$S es el precio aproximado por kilogramo del pistacho cerrado o con cáscara que se consume como snack salado y tostado.
  • 19  es el precio internacional promedio por kilogramo de la pepa para uso gastronómico y repostero cuya demanda va en aumento.
  • 4.500  hectáreas estiman en San Juan que se cultivan con pistacho, tanto nuevas como en plena producción, según estimaciones privadas.