Seguinos en

Heineken apuesta a la agricultura sostenible para reducir la huella ambiental de la cerveza

En el Reino Unido, la compañía de cervezas Heineken está lanzando un innovador ensayo para explorar como el ingrediente principales de la cerveza, la cebada, se puede cultivar de una manera más sostenible para ayudar a reducir las emisiones de CO2.

La prueba es un esfuerzo de colaboración entre Heineken UK, el proveedor de malta Muntons, la consultora de cadena de suministro Future Food Solutions y los productores de cebada de Yorkshire.

Durante el primer año del piloto, que comenzará con la campaña de siembra de cultivos de otoño boreal de 2021, participarán 10 agricultores y se cultivarán alrededor de 3.000 hectáreas de variedades de cebada de invierno y primavera, que totalizarían una cosecha de hasta 25.000 toneladas de grano, una cantidad suficiente para elaborar casi 300 millones de pintas de cerveza.

El objetivo es utilizar los aprendizajes del piloto para escalar el proyecto en los próximos años en un intento de contribuir a la ambición global de Heineken de reducir las emisiones de la agricultura en 33% para 2030, sobre los niveles de 2018, y lograr una cadena de valor neutra en carbono para 2040.


El piloto, que es parte del programa Sustainable Futures, se enfocará en una serie de técnicas agrícolas sostenibles que incluyen la intersiembra en hileras y los cultivos de cobertura como phacelia, rábano de aceite y tréboles, haciendo menos invasiva la preparación de la tierra y mejorando la eficiencia en el uso de nitrógeno.

Los resultados se medirán en términos de la cantidad de CO2 secuestrado por el suelo y la reducción en la cantidad de nitrógeno que se necesita agregar al cultivo para producir rendimientos saludables. Esta prueba es parte de un programa global de Heineken de cultivo bajo en carbono 2040, que se ha lanzado en 10 países, con el objetivo de reducir las emisiones de carbono y capturar CO2 en el suelo.

Una vez cosechada, la cebada de los ensayos se transportará a la planta de Muntons en Flamborough, Bridlington, donde se lleva a cabo el proceso de malteado. Desde allí, será transportada a la fábrica de cerveza de Heineken en Tadcaster, donde se utilizará en el proceso de elaboración.

Matt Callan, Director de Cadena de Suministro de la cervecera dijo que “Sin cebada no podemos hacer cerveza. Esta prueba tiene mucho que ver con garantizar que creamos una cadena de suministro sostenible a largo plazo que beneficie a los agricultores, el planeta y la biodiversidad. La agricultura es el segundo mayor contribuyente de nuestra huella de carbono y, con nuestra nueva ambición de alcanzar la neutralidad de carbono en toda nuestra cadena de valor para 2040, abordar esta parte de nuestra huella es clave. Esta es la razón por la que nos hemos asociado con Future Food Solutions y Muntons. Ayudan a los agricultores a integrar una variedad de ideas innovadoras en sus procesos para reducir las emisiones de carbono y mejorar la salud del suelo; exactamente lo que necesitamos para que nuestra cebada sea más sostenible».

Rachel Scholes, representante de la agrupación de agricultores JS Scholes Farmers Sledmere, dijo que “Estamos encantados de participar en esta iniciativa de Heineken para probar la agricultura baja en carbono. Como empresa agrícola que se ha tomado muy en serio la sostenibilidad desde hace algún tiempo, es fantástico ver el liderazgo en este tema de las grandes marcas que buscan cerrar la brecha entre el productor y el consumidor. Con la prueba que cubre una gran cantidad de hectáreas, tiene el potencial de generar algunos resultados realmente positivos para el medio ambiente y demostrar el papel vital de la agricultura en la mitigación del cambio climático”.

Steven Cann, director de Future Food Solutions, dijo que “Los agricultores se benefician de una mejor salud del suelo y menores costos de insumos agrícolas. La cebada de primavera, que es lo que prefieren la mayoría de los cerveceros, es propensa a la sequía, pero el aumento de la materia orgánica del suelo significa que la tierra retiene mucha más agua, por lo que los agricultores obtienen una mayor capacidad de recuperación en sus cultivos. Esto equivale a mejores cosechas y mejores márgenes. Heineken por su parte se beneficia de una cadena de suministro más sostenible y resistente que ayudará a la empresa a cumplir sus objetivos de neutralidad de carbono y que el consumidor disfrute de una cerveza sabrosa y refrescante sabiendo que ha tenido un impacto significativamente reducido en el medio ambiente. Es una victoria para todos».

Nigel Davies, Director de Técnica y Sostenibilidad de Muntons, dijo que “Como empresa que inició su viaje de sostenibilidad en el año 2000, es un proyecto emocionante en el cual participar. Trabajamos en estrecha colaboración con Future Food Solutions para ayudar a los agricultores a reducir sus emisiones de carbono y esto nos ha ayudado a reducir la huella de carbono de nuestra cadena de suministro de cebada en un 32% en los últimos 12 años. Como resultado, la malta que elaboramos está certificada como 100% sostenible por el estándar de Evaluación de Sostenibilidad Agrícola”.